Menú

31 enero 2013

Trucos para cocinar pan


Para amasar:

  • Si ponemos un poco de aceite en nuestras manos, podremos manejar con más facilidad la masa del pan negro de centeno, el de trigo, el de centeno común y el de sin gluten.
  • Si queremos evitar que el recipiente nos resbale constantemente mientras mezclamos los ingredientes, lo colocamos sobre un paño de cocina un poco húmedo.
  • Lo suave y hojaldrada que resulte la masa para tartas y bizcochos dependerá de que la mantequilla esté fría y finamente cortada, al mezclarla con la harina. Por tanto, tenemos que manejar la masa lo menos posible.
  • La masa no se nos pegará a las manos si la amasamos dentro de una bolsa de plástico grande. No os preocupéis, porque tampoco se pegará a la bolsa ni se nos secará.



Las mejores cortezas:

  • Oprimimos la masa dentro de un recipiente engrasado, luego le damos la vuelta para que quede hacia arriba el lado engrasado y la cubrimos. De este modo no se secará mientras la dejamos que fermente.
  • Para dorar los lados de la hogaza de pan, coceremos el pan en un molde de aluminio de acabado opaco. De metal oscuro o de vidrio.
  • Para que el molde adquiera ese tono opaco, lo usaremos primero para otra cosa o lo meteremos vacío en el horno a 175ºC.
  • Conseguiremos que el pan tenga una corteza más rica, si la parte superior y los costados se untan con clara de un huevo diluida en una cucharada de agua.
  • Para que la corteza no se endurezca en exceso, colocaremos dentro del horno un cuenco pequeño con agua. Si queremos una corteza suave, untaremos de mantequilla esta corteza al sacarla del horno.


Para guardar el calor:

  • Colocaremos una hoja de papel de aluminio bajo la servilleta de la panera para que los bollos y panecillos conserven más tiempo su calor y su ternura.


Si lo prefieres frío:

  • Ponemos a enfriar el pan sobre una parrilla y no en el molde. Si lo dejamos en el molde, los lados y la base se nos quedarán pastosos.


Masas de gran altura:

  • Usaremos el agua donde hemos hervido patatas para que los panes de levadura queden más húmedos. Es probable que tengan una textura menos tersa, pero el pan nos durará más tiempo y tendrá un mayor volumen.
  • Agregamos ½ cucharadita de azúcar a la levadura cuando la mezclemos con el agua para disolverla; así en 10 minutos la mezcla sacará espuma y se pondrá efervescente, la levadura sigue estando activa. Otra prueba consiste en que coloquemos una cucharadita del preparado, en una taza con agua caliente. Si la efervescencia es notable, podremos usar la levadura.
  • En una habitación fría, colocamos el molde con la masa en un horno no calentado sobre un cuenco más pequeño que contenga agua caliente.
  • O antes de cocerla al horno, colocamos la masa en un recipiente sobre una manta eléctrica ajustada a la temperatura intermedia. Esta manta, hará que nuestra masa fermente a la perfección.
  • Si tenemos la tele encendida, pondremos el molde con la masa sobre la tele para que fermente, ya que, la televisión es una buena fuente de calor.
  • Para acelerar la acción de la levadura en una masa que fermenta con gran lentitud, envolvemos el recipiente con la masa en una bolsa de plástico de gran tamaño, y metemos las esquinas debajo del recipiente para que no escape por ningún lado.


Ponle una cara brillante:

  • Hacemos una mezcla de una cucharada de azúcar y un ¼ de una taza de leche, luego la untamos en nuestros bollos y panecillos antes de meterlos al horno. Así obtendremos un acabado brillante.
  • Si queremos que nuestro pan tenga una corteza brillante, antes de meterlo al horno, batimos un huevo con una cucharada de leche y lo aplicamos la mezcla al pan con ayuda de un pincel.

Para quitar arrugas:

  • Cuando nos hayan salido los bollos con muchas arrugas, los humedeceremos un poco los calentaremos en el horno durante unos cuantos minutos a 175ºC. Así las arrugas les desaparecerán como arte de magia.

No hay comentarios: