Menú

14 septiembre 2013

Los huevos (trucos para cocinar)

Distinguir huevos cocidos de crudos:
  • Al agua donde vayamos a hervir los huevos, le echamos un poco de colorante alimenticio y de esta manera, si cocemos los huevos y los guardamos en la nevera, los distinguiremos de los crudos.
  • Otro método que podemos usar es: marcar los huevos duros con un lápiz de cera antes de guardarlos (podemos poner hasta la fecha en la que los hemos cocido).
Tratar la Cáscara:
  • A la hora de coger un huevo, nos mojaremos las manos y así evitaremos que se nos resbalen.
  • Si se nos rompe la cascara del huevo que queríamos cocer, lo podemos envolver en papel de albal (cerrándolo bien en las esquinas) y cocerlo como siempre.
  • Para evitar que la cascara del huevo se rompa durante la cocción, frotaremos con limón la mitad del huevo.
  • Si el huevo que hemos puesto a cocer, ya se ha empezado a romper, le pondremos sal en abundancia en la raja que se haya hecho y así evitaremos que la clara continúe saliéndose. También podemos echar sal desde un principio ya que ayuda a que la cascara se despegue mejor.
  • Para pelarlos fácilmente, tras la cocción, los pondremos inmediatamente en agua fría, los cascaremos de un golpe y haremos que rueden entre nuestras manos. De esta manera, la cascara se soltará fácilmente.
Tratar las Yemas:
  • A la hora de separar la yema de la clara, lo haremos en nuestra palma de la mano. De esta manera, la clara caerá al recipiente entre nuestros dedos y la yema se quedará en la palma. También podemos echar el huevo entero en un recipiente y con la mano misma, coger la yema con cuidado y dejar que escurra la clara entre los dedos.
  • Cuando estemos cociendo los huevos, si removemos el agua, mantendremos la yema en el centro del huevo. De esta manera, los huevos rellenos nos quedarán perfectos.
  • Para cortar un huevo duro sin que la yema se rompa, el truco está en enfriar el cuchillo antes de usarlo.
  • Para cocer las yemas solas, las pondremos con cuidado dentro del agua hirviendo, las coceremos unos 10 minutos y ya las tendremos listas para usarlas en ensaladas o para untarlas.
  • No vaciaremos nunca un huevo crudo entero o yemas sobre mezclas calientes. Iremos añadiendo poco a poco la mezcla a nuestro huevo o yema. De esta manera, evitaremos los grumos.
Tratar las Claras:
  • Tenemos que tener en cuenta que si dejamos alguna pizca de yema, las claras no van a poder ser montadas a nuestro gusto. Estos tropiezos los podemos quitar con un trapo humedecido. Ten en cuenta que las varillas que uses, también tienen que estar totalmente limpias.
  • Para batirlas, dejaremos que las claras estén a temperatura ambiente. Después, comenzaremos a batir y añadiremos una cucharada de agua por cada clara que usemos. Esto le dará más volumen.
  • Si añadimos una cucharadita de Cremor tártaro por cada 7-8 claras que usemos, lograremos que las claras batidas sean más estables.

No hay comentarios: