Menú

04 octubre 2013

Hacer y Embotar Tomate casero

Ingredientes:
  • Tomates maduros
  • Sal
  • Aceite de Oliva
Utensilios:

  • Cazuela grande
  • Botes de cristal con tapa de rosca
  • Trituradora de tomate o Pasa purés
  • Embudo

Hacer y Triturar:

  1. Cogemos la cazuela más grande que tengamos, le echamos un chorro de aceite en el fondo y lo esparcimos (para que a la hora de cocinar los tomates, no se peguen). Lavamos los tomates, les quitamos el tallo, las durezas y posibles malezas que tengan (NO LOS PELAMOS, a la hora de triturarlos se quitarán las pieles sin problemas) y los vamos troceando y echando en la cazuela.
  2. Salamos los tomates y los ponemos a hervir suavemente durante 2-3 horas (más o menos). Remover para que no se peguen al fondo. En las paredes de la cazuela veremos una marca que nos indica el nivel inicial y el actual del agua del tomate. Apagaremos el fuego cuando veamos que la marca tiene una distancia de unos 3-4 dedos de anchura.
  3. A continuación, colocamos el triturador de tomates (si no tenéis, podéis usar el pasa purés) y con ayuda de un cazo, vamos echando el tomate y triturándolo. Tendremos que vaciar las pieles de vez en cuando, ya que se nos va a ir taponando la máquina. Cuando terminéis, si os gusta el tomate espeso, podéis retirar el exceso de agua con ayuda de una cuchara sopera.
  4. El tomate que hemos hecho, lo podemos consumir al momento o a los días e incluso embotarlo para ir consumiéndolo poco a poco. Si lo embotamos nos durará meses en perfecto estado.
Embotar (hacer conserva):

  1. Tenéis que disponer de botes de cristal con tapa de rosca (del tamaño que queráis), sabiendo que por cada 2kg de tomate, necesitaremos unos 4-5 botes medianos.
  2. Si los botes son reutilizados, los vamos a esterilizar en agua hirviendo durante 15-20 minutos. Si son nuevos, con lavarlos bien, nos sobra. En el caso de las tapas, es recomendable que sean nuevas (para que cierren mejor), pero si queréis reutilizar, tenéis que esterilizarlas igual que los botes.
  3. Ahora, con ayuda de un embudo, vamos rellenando los botes de cristal (dejando un dedo de distancia sin llenar, para que al hacer el vacío, los botes no se revienten). Cuando tengamos todos llenos, los tapamos y enroscamos con toda nuestra energía, los metemos en una cazuela cubiertos de agua y hervimos suavemente durante 20 minutos.
  4. Una vez pasado este tiempo, retiramos y dejamos enfriar dentro del agua. Después, colocamos un paño estirado en el suelo y colocamos los botes boca abajo. Los dejamos así durante 24-48h. Si alguno de ellos mancha alrededor de la tapa, significará que no se ha hecho bien el vacío y que ese bote es el primero que tendremos que consumir y que esa tapadera, no nos servirá para volver a embotar.
  5. El resto de botes, los tendremos listos para rotular,  guardar en nuestra estantería y poder disfrutarlos cuando queramos. ON EGIN!

No hay comentarios: